El nuevo presidente de Argentina, Mauricio Macri, lanzó este jueves un llamado a la unidad del país en su primer discurso tras la jura del cargo, en el que avanzó que sus principales objetivos serán “la pobreza cero, derrotar al narcotráfico y unir a todos los argentinos”.

Durante la ceremonia de asunción del mando, en el Congreso argentino, Macri dijo sentirse “más optimista que nunca” respecto de un futuro que pide “trabajo en equipo”. Su mandato será un “tiempo de construcción con más justicia social”, “unido en la diversidad” para que el “proyecto común” esté por encima de las disensiones, agregó.

 
 

“Queremos el aporte de todos, de la gente que se siente de izquierda y de derecha, de los peronistas y antiperonistas, de los jóvenes que se siente en la edad de la transgresión” y de los más mayores con experiencia, sostuvo.

También advirtió que su Gobierno será “implacable” con la corrupción en su primer discurso tras jurar el cargo en la Asamblea Legislativa. “Este gobierno va a combatir la corrupción. Los bienes públicos pertenecen al conjunto de los ciudadanos y es inaceptable que un funcionario se apropie de ellos en beneficio propio”, remarcó. “Voy a ser implacable con aquellos de cualquier partido o filiación política, sean propios o ajenos, que dejen de cumplir la ley. No habrá tolerancia con esas prácticas abusivas”, agregó.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada, saludan a la multitud después de salir del Congreso en Buenos Aires. AFP

 

Lo que sí no hizo el nuevo presidente de los argentinos fue dar detalles sobre su plan para reactivar la economía del país sudamericano. “Los desafíos que tenemos por delante son enormes, no los podremos solucionar de un día para el otro”.

Inversores esperaban anuncios respecto de cómo Macri -que prometió una apertura de la economía pero sin muchos detalles sobre su aplicación- buscará impulsar una economía agobiada por la escasez de inversiones, por una elevada inflación y por un grave déficit fiscal.

De esta manera, Argentina inició este jueves una nueva era por la senda liberal con la asunción como presidente de Mauricio Macri, presionado a tomar rápidas medidas económicas y dejar atrás otras proteccionistas después de 12 años del matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner en el poder.

El nuevo presidente tomó posesión en un escenario de crispación política por el fracaso del traspaso de mando de manos de la presidenta saliente Cristina Kirchner, que no asistió a la asunción al igual que el bloque de diputados de su partido.

Así fue el novelón para la posesión

Un fallo judicial inédito por el desacuerdo sobre el protocolo del traspaso estableció que el mandato de Kirchner cesaba el miércoles a las  11:59 p.m. Un minuto después explotó un carnaval de banderas, aplausos y bocinazos en los barrios residenciales de Palermo y Recoleta.

Cientos de personas acudieron al edificio donde reside Macri en la exclusiva avenida Libertador y desde el balcón de su apartamento saludó mientras le entonaron el himno nacional. Este empresario millonario de 56 años, casado tres veces, padre de cuatro hijos y expresidente del club de fútbol Boca Juniors es recibido con los brazos abiertos por el sector financiero.

Una decena de jefes de estado, entre ellos la chilena Michele Bachelet, el ecuatoriano Rafael Correa y el boliviano Evo Morales, con quien jugó un partido de fútbol el miércoles en la noche, participarán de la asunción de Macri, al igual que el rey emérito de España Juan Carlos.

Macri encuentra un país polarizado tras haber ganado con la mínima la segunda vuelta del 22 de noviembre (51,33% contra 48,66%) a Daniel Scioli, el candidato de la coalición de izquierda kirchnerista. Su antecesora fue despedida con llantos el miércoles por una multitud tras ocho años de gobierno y 12 en el poder con su antecesor y esposo Néstor Kirchner (2003-2007).

fuente:http://www.eltiempo.com

Anuncios